29.3.12

ANÉCDOTA

Mi opinión personal:

Gorda es una perra alegre, confiada, curiosa, juguetona.... A pesar de la mala prensa que reciben todas las razas del tipo "bull" ella es muy amigable con la gente.

Sin embargo, ella es altamente testaruda, por lo que Mamy le está empezando a dar un poco de "caña" ahora que ya entiende las cosas con más facilidad. Es bastante obediente, lo que su cabezonería a veces acaba con la paciencia de todos.
Una anécdota de ayer,  es que nos dejaron en el jardín todo el día. Debo añadir que ya hace unos días que esto se convierte en rutina, aprobechando el buen tiempecillo que hace y a raíz de eso Mamy le está enseñando que la jardíneria no es para aficionados y que las plantas no se tocan,  pero aún así si alguien se despista...
pues bien cuando se fueron por la mañana a trabajar, Gorda pensó que ya que hacía buen tiempecito decidió reinventar el jardín.
Es un tjardín enorme, con montón de plantas, arbustos, aloe veras, árboles y tiestos con mas plantas aún en época de crecimiento esperando a ser transplantadas, pero Gorda no quería aburrirse, quería quitar lo que a su modo de ver eran rastrojos... cuando se cansó de esperar empezó a comerse los rosales pero no debieron de estar en su punto, así que se cogió unas plantas que no recuerdo cómo se llaman pero que parecen piedras con púas  y pinchan, no son muy fáciles de partir, el caso es que ella les saneó las puntas... cuando terminó su trabajo de peluquera quiso socializarse con los tiestos, pero claro la tierra que hay dentro no iba a ser inconvenientes para ella, así que fuera tierra y ahí estaban los tiestos, vacíos y rodando a su antojo, como las pelotas que a ella le gustan.
Yo no me lo podía creer, solo pensaba en la bronca enorme que se llevaría cuando viniesen despúes de trabajar, pero no podía hacer nada, porque si con ellos es testaruda, imaginaos conmigo!!!!.
Pasó un rato muy largo, tanto que el sol cambió de sitio y al atardecer escuchamos el coche que llegaba, la miré con ojos de " la que nos va a caer", y al ver a la cara de mamy lo decía todo cuando vio el campo de batalla en la que había convertido el jardín, la mia no porque solo decía (Dios que no se enfade, Dios que no se enfade...).
Lo peor es que estaba contentísima de verles llegar y les hizo una fiesta de bienvenida con una planta en la boca con cara de "hola estais aquí, mirad, no me he aburrido"... el resto os lo podeis imaginar.

Para verme, pulsa en los vídeos...

Loading...